Gastronomía Vas  Panagiotopoulos
Por:

Publicado:

Las mejores bodegas de Santorini

Santorini es famosa por sus espectaculares paisajes volcánicos y sus asombrosas vistas del Mar Egeo, pero con más de 1.200 hectáreas de viñedos, es también productora de excelentes caldos. Aquí están algunas de las bodegas que merece la pena visitar en la isla griega.

Para disfrutar de una impresionante puesta de sol

El mayor productor de vino de la isla es Santo Wines, una cooperativa vinícola muy galardonada que tiene más de 1.200 miembros. Santo Wines se estableció en 1947 y ahora realiza exportaciones a todo el mundo, desde Estados Unidos hasta los países escandinavos. Situada en las afueras de la localidad de Pyrgos, a menudo ofrece catas de vinos y visitas audovisuales a sus instalaciones. Allí podrás experimentar la tradición vinícola de Santorini mientras disfrutas de una espectacular puesta de sol y, por supuesto, con una copa en la mano.

Para tomar una copa en la playa

Alojada en una antigua fábrica de tomate, Gaia Wines es probablemente la bodega más experimental de Santorini. Fundada en 1994 por Yiannis Paraskeuopoulos, profesor de enología de la Universidad de Atenas, produce tres tipos diferentes de la variedad Assyrtiko: Thalassitis, Thalassitis Oak-Fermented y Gaia Assyrtiko, un fermento biológico que comenzó a utilizar cuando descubrió 18 tipos de levaduras diferentes en el lugar. Gaia Wines se encuentra en la parte oriental de la isla, en la playa entre Kamari y Monolithos, en una hermosa construcción de piedra de principios del siglo XX. Permanece abierta al público desde mayo hasta octubre.

Para degustar un vino orgánico

La bodega de Haridimos Hatzidakis produce once marcas de vino, siete de ellas con la variedad de uva Asírtico. Otras de las variedades que ofrece son la blanca Aidani y la tinta Mavrotragano. La propiedad de Hatzidakis se fundó en 1997. Su familia ya había tenido viñedos en la isla, pero los abandonaron tras el terremoto de 1956. La bodega abarca un total de 10 hectáreas de viñas, a una altitud de entre 70 y 350 metros, y se centra en recuperar las técnicas de producción milenarias. Los vinos de Hatzidakis son orgánicos, destacando entre ellos los blancos secos.

Para los amantes de finales afrutados

La bodega  Venetsanos se construyó en 1947 y se convirtió en el primer productor de vino a nivel industrial de la isla. Este negocio familiar se encuentra justo encima del puerto principal de Santorini y ofrece a sus visitantes unas impresionantes vistas de las islas volcánicas y el cráter. Entre los vinos favoritos actuales se encuentran un Assyrtiko de 2015 de color amarillo brillante y un delicado aroma a pera, un Nykteri Assyriko de tonos dorados y toques cítricos y un Mandilaria de 2015 color rojo sangre con aroma a fresa, higo y guinda.

Para los más cosmopolitas

Los vinos de Sigalas wines se sirven en los restaurantes más de moda de Hong Kong, Shanghái y Río de Janeiro. Los humildes comienzos de la bodega se remontan a principios de los años 90, cuando la familia era propietaria de un tradicional ‘Canava’ en la antigua llanura de Oia. En la sala de catas de la finca, el visitante puede degustar vinos de las mejores variedades de uvas del Mediterráneo: Assyrtiko Santorini, Aidani, Athiri, Mandilaria y Mavrotragano. El año pasado, la bodega presentó una colección exclusiva de tan solo mil unidades de siete vinos con uva asírtico de siete localidades diferentes, en un intento de destacar los cambios de terreno de la isla volcánica.

Crédito de la imagen: Getty Images