Compras Ronda Magazine
Por:

Publicado:

Guatemala: el oficio del cuero en el corazón de Pastores

Cuentan que un párroco fue quien se inició en este oficio 35 años atrás. Hoy en día, el cuero da trabajo a la mayoría de los habitantes de Pastores, una pequeña localidad a 7 km de Antigua Guatemala. Aunque las botas son su producto artesanal por excelencia, en su calle principal también se pueden encontrar – y a precios muy razonables- bolsos, cinturones o zapatos.

Kolt

Kolt significa “arte” en maya kakchiquel y esta tienda, de la joven Stefanie de Richmond, es la más fresca y juvenil de Pastores. Vende bolsos, estuches y pendientes. Su propietaria estudió diseño industrial y ahora combina el cuero con tejidos de huipiles de diferentes regiones de Guatemala.

“Lo que me costó fue que me enseñaran a mí a coser la bota, porque esto sí es un pueblo de hombres. Y me llegaron a decir, ¿tú qué haces aquí?”, STEFANIE DE RICHMOND, propietaria de Kolt.

La Unión

Esta tienda vende principalmente botas vaqueras, pero también realiza por encargo botas de diseño. Además, está especializada en productos de cuero para montar a caballo, que confeccionan en un plazo de cuatro a cinco días.

“Yo empecé a trabajar el cuero en mi niñez, a los 8 años. La mayoría de personas eran zapateros, los papás quieren que uno aprenda un oficio y el mío quiso que me enseñaran a hacer botas”, ORLANDO BARAHONA, propietario de La Unión.

Botas Barrera

Cuando empezó a trabajar el cuero, Francisco Pablo Barrera hacía las botas en su casa y salía a venderlas a los pueblos. Hace siete años que empezó su negocio propio, en la calle principal de Pastores, una pequeña tienda llena de botas de todo tipo.

“Primero viene el cortado, luego pasa por un proceso que se llama despuntado y luego se arma la bota”, FRANCISCO PABLO BARRERA, propietario de Botas Barrera.

Tiendas del Rosario

Con más de 18 años funcionando, es una de las tiendas más veteranas del pueblo. Además de las botas tejanas, de pelos, para niños y para mujer, también realizan modelos por encargo para todo el mundo.

“Aquí vienen de todo lugar del mundo, me compran de Estados Unidos, ahora estoy sacando un pedido para Canadá. También vienen de Holanda, que son personas con el pie muy grande y hay que hacerlas a medida”, BENI, propietario de Tienda del Rosario.